CAMPOALEGRE: TIERRA DE TRADICIONES, LEYENDAS Y FOLCLOR

 

 

Por: Camilo Francisco Salas – Allí donde la naturaleza aparece en todo su esplendor con su hermoso Llano Grande que al tomar la tarde brinda los más maravillosos paisajes, de campos verdes y  amarillos de imponentes cultivos; donde las ardientes brisas recorren el espacio con ecos melodiosos hasta chocar en las montañas imponentes y donde el Río Neiva, baña los valles y mesetas de sus fértiles tierras.

Allí donde el antepasado aparece cubierto de glorias y luchas de una raza amante y rebelde, tierra de la Cacica “Babilú”, mujer valiente y poderosa, donde el velo de la leyenda cubre las tradiciones y costumbres de esta tierra como guardián celoso de su amada, encontramos a Campoalegre, región del Huila,  tierra de tradiciones, leyendas y folclor.

Un coro de trinos, un rumor de alas alegres llenan los cañones, las copas de los caracoles, mamoncillos y samanes, la voz del aire tiene acentos de flautas silvestres y frente, las montañas azules; cerrando el panorama, manso lento y callado aparece el Magdalena. Aguas broncas que recoge de las anchas venas que fluyen de las cumbres, los jugos vitales y los devuelve en lluvia para humedecer las áridas raíces de la tierra.

La leyenda, nutrida en varios siglos, fija para siempre en la imaginación popular que cela todo lo que ha creado o recibido de las viejas generaciones y lo renueva a diario en el recuerdo simple y colectivo que permanece rodeado de un misterioso velo para aquellos que creen pero nunca han visto las fantásticas apariciones.

El folclor Campoalegruno como manantial inagotable de costumbres, cantares y música vibra en la sangre de su gente, en sus cuerpos tallados y erguidos y en su movilidad ágil.

Por sus venas corre la alegría contagiante al compás de un bambuco, un sanjuanero o un pasillo, junto con alborozados gritos de “viva el Festival del Arroz”, o “viva Campoalegre”,  en sus más conmemorativas fiestas.

En Campoalegre se vive y se siente el folclor de la patria. Allí se nace y se vive rodeado de música; desde pequeños vibran en sus corazones los alegres compases y ritmos que interpretan al son de una guitarra y un tiple, o un tambor.

La intensa vibración luminosa y el sol en llamas claman por la lírica paleta de un Lorraim. ¡Qué contraste de luces y sombras! ¡… Y qué transparencia de la atmósfera, qué fluidez la de las aguas, qué móviles formas vegetales para el arte de pintar al aire libre…!

Toda esta región es maravillosa, su aire ardiente y puro, su contraste, su leyenda y su folclor invitan a conocer un sector de increíble belleza, música luz y color y de una hospitalidad y alegría permanente, Campoalegre, en el departamento del Huila.