De lo ancestral a lo moderno

Por: Teodoro Fierro

Recordar la agricultura del arroz en nuestro querido municipio es evocar toda una tradición de forma y desarrollo de un grano que alimenta el mundo, siendo Llano Grande cuna de este importante cereal, en el Huila.

Nuestras familias cosechaban “Lubones” de gran follaje, el “IR22”, fino, y espigado, y los sica muy rendidores en el costal; y recolectarlo era un paseo, para alimentar maquinistas y empacadores; tractoristas y zorreros que tenían gran habilidad para levantar bultos que se sellaban con tamo y llegaban a pesar 6 arrobas y mucho más si caían al barro, este paseo de recolección era alegría y felicidad; si era en época de San Juan y San Pedro una fiesta y folclor.

Máquinas como la Masseey y Ferguson 16 “Orugada” La 27 posteriormente la 82, super 90 con canal de “Votada” de 4 bultos, operadas por expertos como “Pulgo” “Gurupera” “Kalita” “El Macho” “Juan Viejo” “Los Bombo” y que en mantenimiento o daño los talleres de “El Rolo”, “Bacalao” “Materita” y “Polanias” se convirtieron en epicentros famosos de mecánica agrícola, destacándose Campoalegre con la molinería en el sostén de generación de empleo, paralelo, a unos campesinos, expertos en riego, con una  metodología llamada encharque.

Hoy desde hace unos años el cultivo ha cambiado, la maquinaria moderna, monstruos de Tolva, desplazaron zorreros, empacadores y abolieron el “costal” y el riego,  por nivelación y piscina ha mejorado cosechas; la molinera de arroz Flor Huila, Roa y San Isidro perduran en calidad y servicio. Triste desaparición de molinos como el Perla, Nevado y como pionero, El Fortuna.

Toda ésta emblemática tradición agrícola también tiene un eje, El Llano Grande bañado por el Rio Neiva, cuyo principal afluente el Rio Blanco hacen de un valle hermoso y productivo, no solo en arroz sino también en maíz, tabaco y algodón; pero descuidado, ya no es el Rio Bizcochero, como decía mi abuela cuando le preguntaban cómo estaba para atravesarlo; vale la pena decirlo, está olvidado y no quiero ver a mi Llano Grande convertido en el desierto de Llano Grande.

 

Sonajero:

La Plata no tiene Plata,

Gigante no es grande

Campoalegre no es alegre;

Sólo Llano Grande, es Grande