Esto es lo que debe saber sobre cómo usar su caja de compensación familiar

¿Sabía usted que las cajas de compensación familiar le sirven para algo más que planear sus vacaciones o llevar a la familia los fines de semana a parques de entretenimiento?

Estas también están habilitadas para funcionar como un sustento en la búsqueda por estabilizar los ingresos de aquellos que han quedado sin trabajo, otorgar subsidios para la compra de vivienda familiar y subsidios monetarios mensuales para la manutención de dependientes.

En el primer caso, la iniciativa se da de la mano con el Ministerio de Trabajo y busca ser un sustento económico para los desempleados para el pago, por ejemplo, de la seguridad social, intermediación con agencias de empleo, así como el ahorro voluntario para cesantías. En este caso, el beneficio puede ir por seis meses

En lo referente a los subsidios para la compra de vivienda, el aporte se piensa para la adquisición de casa nueva. Según datos de Asocajas, entre 2010 y el 2017 las cajas de compensación han otorgado unos seis billones de pesos para vivienda de interés social.

El 96 % de esos recursos fueron destinados para la compra de casas, 3 % se utilizó para la construcción de un sitio propio, mientras que un 1 %, para el mejoramiento de vivienda.

“En lo referente al subsidio de vivienda, hay planes que la gente suele obviar. Cada vez vemos cómo más personas se interesan por llevar a cabo este tipo de apoyos económicos. Estos planes son fundamentales si se tiene en cuenta el beneficio social”, aseguró Gustavo Trujillo, gerente de servicios para Comfenalco Antioquia.

“Las cajas de compensación se convierten en un apoyo económico silencioso muy importante para equilibrar parte de las balanza entre una familia que tiene la carga económica de varios miembros”, dijo Iván Jaramillo, director del Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario.

Y las cuotas monetarias, que se refieren a subsidios de dinero otorgados a personas (que no reciben más de cuatro salarios mínimos) con hijos (menores de 23) o responsables de adultos mayores, pueden acceder a este tipo de beneficios.

“Sólo el año pasado, 5,6 millones de personas recibieron 1,94 billones de pesos en cuota monetaria, recursos que constituyen la tercera parte de su canasta familiar con la única condición de que sus hijos menores se mantengan matriculados en una institución educativa”, dijo Adriana Guillén, presidente ejecutiva de la Asociación Nacional de Cajas de Compensación Familiar (Asocajas).

La Superintendencia de Subsidio Familiar dijo en febrero de este año que la cuota monetaria que le correspondía a Antioquia era de 29.907 pesos. Lo que quiere decir que los beneficiados con el requisito, reciben este dinero como manutención.

Así se afilia:

Pertenecer a una caja de compensación es un derecho adquirido como trabajador. El empleador debe hacer el aporte del 4 % para su afiliación. Las personas a cargo del empleado quedarán como beneficiarias del plan (ver Informe).

Ahora, en caso de los trabajadores independientes, estos podrán hacer aportes del 2 % o 0,6 % (si el ingreso base no es menor a un salario mínimo).

Según el más reciente informe de Asocajas, el año pasado en Colombia el número de afiliados a este tipo de servicios se situó en 21,02 millones de personas: 9,55 millones correspondieron a trabajadores afiliados y otros 11,47 se refieren a beneficiarios.

Cortesía: El Colombiano