Opinión De Mario Benedicto Parra: Los Mexicanos Recuperan Su Dignidad

Opinión De Mario Benedicto Parra: Los Mexicanos Recuperan Su Dignidad – Después de varias décadas de complicidades entre el PRI y el PAN, partidos políticos tradicionales que han gobernado a México al margen de la ciudadanía y sólo para sus intereses económicos, triunfó abrumadoramente Andrés Manuel López Obrador, conocido también como AMLO, el progresista de izquierda que será el próximo presidente de todos los mexicanos.

AMLO, en campaña electoral se refirió a los mismos con las mismas de su país como las “mafias del poder” o “minorías rapaces”, por eso en México la ola de indignación y la ira popular, provocó el pasado domingo un terremoto que sacudió las estructuras del poder y de las élites económicas y financieras.

En México también hubo guerra sucia por las redes sociales y los medios de comunicación en contra de la campaña de AMLO, se decía que este país sería una segunda Venezuela  si López Obrador llegaba a la presidencia, pero la gente no cayó en la trampa, no se dejó engañar a pesar de toda la cizaña y el miedo que les metieron por montones. Tampoco, calaron los mensajes de quienes repetían como loros y loras: “castrochavismo, mamerto o comunista”, como sí sucedió en Colombia.

El pueblo mexicano se cansó de las promesas incumplidas y de la politiquería, de la corrupción sofisticada, la violencia, la inseguridad y el crimen organizado, por eso castigo severamente a los politiqueros de siempre. México se hartó de una sociedad abarrotada de pobres y de un pequeño grupo de ricos que cada día se hacen más ricos.

La democracia mexicana alcanzó la edad adulta, ha empezado un nueva etapa de madurez política y aunque les metieron el mismo miedo que aquí en Colombia, los mexicanos saben entender y diferenciar la cursilería de la verdad y creo que votaron por la izquierda progresista porque no quieren ser otra Colombia, el tercer país más desigual ni el sexto más ignorante del mundo.

A partir de ahora, México tiene que refundarse bajo el principio del respeto a las diferencias, la victoria de AMLO significa una redefinición profunda de su sistema político y habrá de exterminar los abusos de la clase politiquera que los ha explotado históricamente.

No será nada fácil gobernar porque es probable que los políticos del viejo régimen se opongan con ferocidad a la pérdida de privilegios, canonjías y compadrazgos; el cambio profundo no será de la noche a la mañana, llevará su tiempo tumbar de raíz la corrupción que por muchos años se apropió de los recursos del Estado y la nación.

Esta es la oportunidad de los mexicanos demostrar que pueden enfrentar los grandes problemas del país con profunda seriedad y respeto. ¡Hasta pronto!