Opinión de Mauricio Salgado :  Día de los trabajadores

Opinión de Mauricio Salgado :  Día de los trabajadores – Pensar en el día de los trabajadores nos remite a la necesidad de dignificar el trabajo porque es el bálsamo de los que a diario luchan por mantenerse en pie en procura de una altísima existencia. Es pensar en hombres y mujeres valerosas que se atrevieron a salir a las calles con todo tipo de proclamas exigiendo el fruto de su sudor. Es pensar en la tierra desprovista de unas manos deseosas de tejer el tapiz de futuro. Pensar en el trabajo es pensar en el pan que se
amasa con talento para alimentar sin odios. Es considerar que los niños deben volver a las escuelas sin asumir la responsabilidad de los adultos. Es pensar que es posible adquirir una jornada de descanso en donde el trabajo esté al servicio del hombre y no lo contrario. Es pensar en un trabajo que libera y no condena con extenuantes jornadas. El trabajo apasiona y no esclaviza, alimenta y no produce hambre, construye y no extermina. Médicos, comerciantes, abogados, jueces, ministros, labradores, ingenieros, artistas, artesanos, administradores, maestros y muchos más, todos hijos de la misma esencia con vocación de servicio. No permitáis que la arrogancia os hagáis ver envilecidos ante los demás. Y jamás pretendáis utilizar el título para aplacar al débil e indefenso porque mejor hubiese sido cerrar la academia que en otrora te concediera el título. En especial, a ti maestro, dedico estas palabras como un gesto de solidaridad y compromiso de lucha ahora que te sientes tan desvanecido por las injurias y el menosprecio al que has sido sometido por una sociedad ensimismada que atiende el discurso manipulador de los fanfarrones que ostentan el poder. Sigue con tu frente en alto porque es noble tu labor: enseñar a pensar a los niños, niñas y jóvenes de este país. No desfallezcas aún en medio del escepticismo porque la historia será implacable con los hombres necios que sucumbieron al encanto del poder y no de sus obligaciones elementales. No podrán negar que una nueva generación de mentes abiertas está despertando y esto te lo debemos a ti: Maestro cronopio